jueves, 20 de abril de 2017

Slow Fish, la red mundial de pesca a pequeña escala

Image
 

 

Slow Fish 2017, el evento internacional dedicado al mundo de la pesca y a los ecosistemas marinos que se celebrará del 18 al 21 de mayoen el Puerto Antiguo de Génova, invita a comunidades de pescadores de Terra Madre de diversos países del mundo.

 

La red de Slow Fish está formada por más de 100 comunidades que practican la pesca a pequeña escala.

 

Según la FAO, cerca del 90 % de los 35 millones de personas que están registradas como pescadores en todo el mundo trabajan en el sector de la pesca a pequeña escala. Además, la cantidad total de pesca a pequeña escala anual es casi la misma que la de la pesca industrial, a pesar de que las subvenciones globales para la primera suponen una quinta parte aproximadamente de las que se destinan a la pesca de escala industrial.

 

 

La bahía en la que se encuentra la ciudad de Melbourne, en Australia, ha sido una fuente de marisco para la población indígena local durante decenas de miles de años. A día de hoy quedan tan solo diez pescadores. Uno de ellos, Kat McAdam, comparte su experiencia con Slow Fish, junto con Rosa Mitchell, una cocinera de Melbourne de origen siciliano que trabaja para promover las sardinas frescas como fuente de alimentación sostenible y sana.

 

Desde Brasil, la comunidad de maricultores de Porto Belo y la comunidad ostricultores del manglar del Recôncavo Baiano.

Una delegación de pescadores del Caribe presentará el proyecto Slow Fish Caribe, que involucra a diversas realidades de los productores del Baluarte del cangrejo negro de Providencia(Colombia) a las comunidades de pescadores artesanales de Costa Rica que se enfrentan a la proliferación del pez león, una especie invasiva originaria del océano Pacífico e Índico. El proyecto está financiado por la Unión Europea para promover la conservación de los arrecifes de coral y de la biodiversidad costera.

 

De la República Democrática del Congo, Slow Food Tanganicapresentará en Slow Fish el proyecto de protección de la biodiversidad que se realiza en el lago Tanganica: uno de los lagos más grandes de África y con más vida acuática, una vida que hoy está amenazada por la contaminación, por la explotación y la pesca excesiva, la desforestación, la erosión y el estancamiento.

 

En Dinamarca las familias de pescadores Thorupstrand (la zona costera más larga del norte de Europa) han puesto en común todos sus bienes para contrarrestar la especulación debida a la decisión del gobierno de privatizar las actividades de pesca. Los pescadores se han presentado en el mercado de Slow Food junto con el cocinero Kresten Kronborg, promotor de los productos y de la comunidad local de Jutlandia.

 

Líder Góngora, coordinador de la Asamblea Nacional Ambiental del Ecuador, y Esteban Tapia, referente de la Alianza de Cocineros de Slow Food en Ecuador, nos contarán el trabajo del pueblo del manglar que está resistiendo a las tentativas de usurpación. A día de hoy tan solo queda un 30 % del ecosistema de los manglares. El 70 % restante ha ido desapareciendo con el curso del tiempo principalmente por la industria del cultivo del camarón.

 

La comunidad de Ngaparou, en la cosa sur de Dakar, en Senegal, ha sufrido una presión de la pesca industrial cada vez mayor en los últimos años y ha creado un comité de gestión local (que ahora cuenta con 450 hombres y mujeres) para repartir los recursos de modo equitativo y responsable. Intervendrá también en Slow Fish Abdoulaye Papa Ndiaye, el secretario general de Comité Local des Pêcheurs (CLP)de Ngaparou.

 

También estarán presentes en Slow Fish: representantes del pueblo Syilx, establecido en el territorio de Okanagan en Canadá, donde el salmón rojo (Baluarte de Slow Food) ha sido siempre un recurso alimentario de gran importancia;pescadores del Loira en Francia, que han recalificado el río y quieren elaborar de nuevo una vieja receta, el garum de los antiguos romanosuna salsa fermentada obtenida a partir de los restos de filetes de pescado; productores del Baluarte del bacalao de Møre og Romsdal(Noruega) que ofrecerán una degustación de klippfisk (bacalao) en el mercado; habitantes de las islas Kerkennah en Túnez, que trabajan para recuperar una técnica de pesca antigua y única en todo el mundo, la charfia.


Encontrarás todas las últimas novedades sobre Slow Fish 2017 en esta dirección: http://slowfish.slowfood.it/en/, donde también puedes solicitar la acreditación de prensa (http://slowfish.slowfood.it/en/homepage/462-2/).

 

Publicar un comentario