jueves, 20 de abril de 2017

Slow Fish, la red mundial de pesca a pequeña escala

Image
 

 

Slow Fish 2017, el evento internacional dedicado al mundo de la pesca y a los ecosistemas marinos que se celebrará del 18 al 21 de mayoen el Puerto Antiguo de Génova, invita a comunidades de pescadores de Terra Madre de diversos países del mundo.

 

La red de Slow Fish está formada por más de 100 comunidades que practican la pesca a pequeña escala.

 

Según la FAO, cerca del 90 % de los 35 millones de personas que están registradas como pescadores en todo el mundo trabajan en el sector de la pesca a pequeña escala. Además, la cantidad total de pesca a pequeña escala anual es casi la misma que la de la pesca industrial, a pesar de que las subvenciones globales para la primera suponen una quinta parte aproximadamente de las que se destinan a la pesca de escala industrial.

 

 

La bahía en la que se encuentra la ciudad de Melbourne, en Australia, ha sido una fuente de marisco para la población indígena local durante decenas de miles de años. A día de hoy quedan tan solo diez pescadores. Uno de ellos, Kat McAdam, comparte su experiencia con Slow Fish, junto con Rosa Mitchell, una cocinera de Melbourne de origen siciliano que trabaja para promover las sardinas frescas como fuente de alimentación sostenible y sana.

 

Desde Brasil, la comunidad de maricultores de Porto Belo y la comunidad ostricultores del manglar del Recôncavo Baiano.

Una delegación de pescadores del Caribe presentará el proyecto Slow Fish Caribe, que involucra a diversas realidades de los productores del Baluarte del cangrejo negro de Providencia(Colombia) a las comunidades de pescadores artesanales de Costa Rica que se enfrentan a la proliferación del pez león, una especie invasiva originaria del océano Pacífico e Índico. El proyecto está financiado por la Unión Europea para promover la conservación de los arrecifes de coral y de la biodiversidad costera.

 

De la República Democrática del Congo, Slow Food Tanganicapresentará en Slow Fish el proyecto de protección de la biodiversidad que se realiza en el lago Tanganica: uno de los lagos más grandes de África y con más vida acuática, una vida que hoy está amenazada por la contaminación, por la explotación y la pesca excesiva, la desforestación, la erosión y el estancamiento.

 

En Dinamarca las familias de pescadores Thorupstrand (la zona costera más larga del norte de Europa) han puesto en común todos sus bienes para contrarrestar la especulación debida a la decisión del gobierno de privatizar las actividades de pesca. Los pescadores se han presentado en el mercado de Slow Food junto con el cocinero Kresten Kronborg, promotor de los productos y de la comunidad local de Jutlandia.

 

Líder Góngora, coordinador de la Asamblea Nacional Ambiental del Ecuador, y Esteban Tapia, referente de la Alianza de Cocineros de Slow Food en Ecuador, nos contarán el trabajo del pueblo del manglar que está resistiendo a las tentativas de usurpación. A día de hoy tan solo queda un 30 % del ecosistema de los manglares. El 70 % restante ha ido desapareciendo con el curso del tiempo principalmente por la industria del cultivo del camarón.

 

La comunidad de Ngaparou, en la cosa sur de Dakar, en Senegal, ha sufrido una presión de la pesca industrial cada vez mayor en los últimos años y ha creado un comité de gestión local (que ahora cuenta con 450 hombres y mujeres) para repartir los recursos de modo equitativo y responsable. Intervendrá también en Slow Fish Abdoulaye Papa Ndiaye, el secretario general de Comité Local des Pêcheurs (CLP)de Ngaparou.

 

También estarán presentes en Slow Fish: representantes del pueblo Syilx, establecido en el territorio de Okanagan en Canadá, donde el salmón rojo (Baluarte de Slow Food) ha sido siempre un recurso alimentario de gran importancia;pescadores del Loira en Francia, que han recalificado el río y quieren elaborar de nuevo una vieja receta, el garum de los antiguos romanosuna salsa fermentada obtenida a partir de los restos de filetes de pescado; productores del Baluarte del bacalao de Møre og Romsdal(Noruega) que ofrecerán una degustación de klippfisk (bacalao) en el mercado; habitantes de las islas Kerkennah en Túnez, que trabajan para recuperar una técnica de pesca antigua y única en todo el mundo, la charfia.


Encontrarás todas las últimas novedades sobre Slow Fish 2017 en esta dirección: http://slowfish.slowfood.it/en/, donde también puedes solicitar la acreditación de prensa (http://slowfish.slowfood.it/en/homepage/462-2/).

 

viernes, 24 de marzo de 2017

Slow Fish en Génova. ¡La red somos nosotros!

Slow Fish en Génova. ¡La red somos nosotros!

 

Ahora la página web de Slow Fish se encuentra aquí: http://slowfish.slowfood.it/?lang=en

Image

La octava edición de Slow Fish, el evento internacional organizado por Slow Food y por la Región de Liguria, se celebrará del jueves 18 de mayo al domingo 21 de mayo de 2017 en el Porto Antico de Génova (Italia). Este evento internacional, dedicado al mundo del pescado y a los ecosistemas marinos, vincula el placer de la alimentación con la protección de la biodiversidad de las especies marinas y, además, es de acceso gratuito.

En el Slow Fish 2017 participarán delegados de numerosos países: Australia, la República Democrática del Congo, Dinamarca, Ecuador, Francia, Irlanda, Italia, Marruecos, los Países Bajos, Rusia, Senegal, Corea del Sur, España, Suecia, Túnez, Uganda y los Estados Unidos.

 

Los protagonistas del evento serán los miembros de la red internacional de Slow Fish: diversas comunidades pesqueras, biólogos, cocineros, consumidores, expertos y los propios visitantes. Todos ellos formarán parte de este viaje por mares, océanos y aguas dulces para entender la complejidad del mundo acuático y para mejorar la gestión de los recursos marinos.

 

El lema de este año es «¡La red somos nosotros!». Todos nosotros formamos parte de un sistema vivo e interconectado, y todos actuamos sobre él cuando compramos productos marinos. La red de Slow Fish quiere llamar la atención sobre la urgente necesidad de que los métodos de pesca funcionen en armonía con los delicados vínculos de la red. La red no consiste tan solo una herramienta de pesca, también es una red de relaciones entre el agua, el suelo, los microorganismos, los peces, los pescadores y los consumidores.

 

A lo largo del paseo marítimo del Porto Antico, el Mercado de Slow Fish exhibirá pescado fresco, conservas, sales, especias, aceite de oliva virgen extra y mucho más. Aquí los visitantes pueden conocer a los productores y a los pescadores que hay detrás de los productos marinos de los Baluartes de Slow Food. Entre ellos se encuentran lasPrud’homies mediterráneas y el Baluarte de la Ostra bretona Natural de Francia; los pescadores a pequeña escala del Baluarte Orbetello Lagoon en Italia, que producen bottarga di cefalo (una conserva tradicional de huevos de mújol salados), crían libunas y doradas para conservar estos pescados; y el Baluarte de pescadores tradicionales del Mar de Frisia de los Países Bajos, los últimos pescadores de la zona que practican la pesca fija en lugar de móvil y que trabajan con un número limitado de especies marinas.

 

También habrá varias comunidades del Alimento de Terra Madre que trabajarán con pescado, marisco y derivados: los pescadores de manglar de Muisnede Ecuador, que están desarrollando un proyecto para repoblar la fauna marina, los moluscos y los crustáceos a la vez que protegen los bosques del manglar; un cocinero de los pescadores artesanales de Agloude Marruecos; un representante de la comunidad Tarja de itelmenos nativos de Kamchatka (Rusia) que se ha dedicado a la pesca y a la venta del salmón salvaje durante mucho tiempo; un grupo de pescadores artesanales de las islas Kerkennah (Túnez) que utilizan la charfia para pescar, una construción laberíntica fija realizada con 4.000 hojas de palmeras de dátiles; los pescadores Nkombwe de las costas del norte del Lago Victoria en Uganda.

 

En el mercado de Slow Fish, el público podrá disfrutar de ingredientes frescos a través de 18 eventos Fish-à-Porter: una cocina donde artesanos y cocineros organizarán degustaciones junto con biólogos marinos y pescadores.

 

El programa del evento también incluye conferencias sobre salud humana y medioambiental, sobre el amplio panorama de los alimentos marinos virtuosos, sobre la protección de la biodiversidad, sobre la reducción de residuos de los alimentos y sobre cuestiones migratorias; cenas con estrellas de la cocina italiana e internacional; recorridos guiados Slow Path, cuyo objetivo es descubrir buenas prácticas de pesca, historias del mar y personajes interesantes a lo largo del evento.

 

Los visitantes tendrán la oportunidad de descubrir especialidades deliciosas en el Mercado callejero y en los food trucks y disfrutar de una selección de cervezas artesanales. Por las tardes y por la noche, the Enotecaofrece Degustaciones Temporales, con 300 marcas seleccionadas por Wine Bank. En la Cocina de la Alianza de Cocineros, 15 chefs italianos y extranjeros se turnarán para cocinar con productos que respeten el medio ambiente y el bienestar animal. En el área de Coctelería, el público podrá aprender las historias y los ingredientes que hay detrás de los cócteles, así como el proceso para elaborarlos por ellos mismos gracias a las indicaciones de expertos en este tipo de bebidas. El Rincón de la Pizza ofrecerá pizzas con ingredientes marinos preparadas por el mejor pizzaiolidel país, y el Rincón de las gambas servirá gambas rosas de San Remo crudas y cocidas.

 

Todas las novedades sobre Slow Fish 2017 se encuentran en línea en la dirección: http://slowfish.slowfood.it/?lang=en/, en la que también se puede solicitar la acreditación de prensa (http://slowfish.slowfood.it/homepage/462-2/?lang=en).

 

Para más información, contacte con:

Oficina de Prensa de Slow Food Internacional

internationalpress@slowfood.it - Twitter: @SlowFoodPress

martes, 21 de marzo de 2017

Los gobiernos europeos van a votar sobre la autorización de tres variedades de maíz GM: nosotros queremos un no rotundo

Los gobiernos europeos van a votar sobre la autorización de tres variedades de maíz GM: nosotros queremos un no rotundo

Image

El próximo 27 de marzo de 2017 los gobiernos europeos, reunidos en el Comité de Apelación, se pronunciarán a nivel europeo sobre la autorización de dos nuevas variedades de maíz GM: el Pioneer 1507 y el Syngenta Bt11, y la renovación del permiso para elMON 810.

En la votación del pasado 27 de enero no se alcanzó la mayoría absoluta necesaria para tomar una decisión definitiva sobre estas tres autorizaciones. En aquella ocasión, algunos de los países europeos que han prohibido el cultivo de OGM en sus territorios –Italia, Lituania y Países Bajos– votaron a favor de la autorización a nivel europeo.

Según Slow Food no deja de ser una hipocresía prohibir los OGM en sus propios territorios y votar a favor de su autorización en el resto del territorio europeo. Los representantes de los países de la UE deberían reconocer de una vez por todas que los ciudadanos no quieren OGM en Europa, dejar de discutir sobre su eventual autorización y concentrarse, sin embargo, en la resolución de los verdaderos problemas del sistema alimentario europeo: la despoblación del campo, la desaparición de numerosísimas granjas agrícolas, la pérdida de biodiversidad alimentaria en los campos y en nuestras mesas, la contaminación del agua, el aire y el suelo a causa de la agricultura industrial, etcétera. Los OGM no son la respuesta a ninguno de estos problemas.

 

Slow Food emite un llamamiento para que en la próxima votación, prevista para el 27 de marzo, los gobiernos se alineen reiterando un No rotundo a los OGM, respetando así la voluntad expresada repetidamente por los ciudadanos europeos.

 

Para reforzar este llamamiento a nuestros gobernantes, Slow Food ha recogido en un documento su posición oficial sobre los Organismos Genéticamente Modificados, analizando los problemas relacionados con el uso de estos cultivos en cuanto a la denegación del derecho a la alimentación, a los riesgos para el medio ambiente, a las preocupaciones por la salud de seres humanos y animales y al papel de la investigación.

 

Los Organismos Genéticamente Modificados son para Slow Food el punto final de un sistema agrícola, económico, también político, que concentra el poder cada vez más en manos de unos pocos, en beneficio de las grandes corporaciones y a expensas de las comunidades rurales y de los consumidores, del medio ambiente y de la biodiversidad.

 

El documento de posición de Slow Food sobre los organismos genéticamente modificados está disponible aquí.

 

Notas para editores

Según el reglamento 2015/412sobre el cultivo de OGM en Europa, una vez votada la eventual autorización de un producto GM a nivel europeo, cada uno de los estados es libre de autorizar, o desautorizar, su cultivo en su propio territorio. Si en la próxima votación los estados miembros autorizaran a nivel europeo los OGM, apaciguados por el hecho de que cada uno establece en su casa sus propias reglas, el resultado podría provocar numerosas nuevas solicitudes de autorización de OGM.

 

Para una mayor información:

Oficina de Prensa de Slow Food Internacional - internationalpress@slowfood.it – Twitter: @SlowFoodPress

jueves, 10 de noviembre de 2016

Phil Hogan tiene que cambiar de opinión! Slow Food y una coalición más amplia de organizaciones han enviado una carta al Comisario de la UE hoy

Tras las declaraciones recientes de Phil Hogan, el Comisario europeo de Agricultura, en las que ha anunciado su plan de destinar 15 millones de euros anuales a la promoción del consumo de carne en Europa, más otros 4 millones a partir del año que viene para abrir mercados nuevos para la ternera europea en el extranjeroSlow Food ha decidido liderar una coalición más amplia de organizaciones de la sociedad civil que hoy ha enviado al Comisario de la UE una carta explicando por qué y cómo se deben cambiar sus planes.

La carta ha sido firmada por Slow Food, Compassion in World FarmingEating BetterEurogroup for AnimalsEuropean Environmental Bureau, European Public Health Alliance (EPHA)FernFriends of the Earth EuropeFriends of the Earth (England, Wales Northern Ireland),Greenpeace European UnitHumane Society International/Europe, y Safe Food Advocacy Europe (SAFE). Todos ellos esperan que el Comisario europeo de Agricultura tenga en cuenta estas críticas y evalúe de nuevo sus planes para el futuro.

 

El consumo de carne y la producción que este conlleva son temas urgentes, sobre todo ahora que la COP 22 está en marcha. La producción industrial de ganadería es una de las causas principales de las emisiones de gases de efecto invernadero (supone un 14,5 % del total), ocupa un 70 % de las tierras agrícolas y trae consigo deforestación, pérdida de biodiversidad, empobrecimiento del suelo y el agotamiento de los recursos de agua. El objetivo de la Unión Europea de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero está en juego ahora que el Acuerdo de París sobre el clima ha entrado en vigor (el 4 de noviembre de 2016), por lo que introducir medidas para aumentar más el consumo de carne dañará la credibilidad de la UE y su compromiso de afrontar el cambio climático.

 

Además de afectar a la prevención del cambio climático, aumentar la producción de carne afectará a los pequeños productores. A menudo ellos representan fuentes de ingreso en áreas marginales que, sin estos productores, correrían el riesgo de quedar despobladas y abandonadas generándose así riesgos hidrogeológicos y procesos de urbanización desenfrenados. Además, aumentar el consumo de carne afectará gravemente los sistemas sanitarios europeos, ya que los niveles altos de consumo de carne procesada y de carne roja están asociados a varias enfermedades, incluida la obesidad, las enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2 y varios tipos de cáncer, y conllevan un riesgo elevado de mortalidad de todos los tipos. Actualmente en Europa cada individuo consume una media de 80 kilos de carne anuales, una cantidad excesivamente elevada.

 

El fundador y presidente de Slow Food Carlo Petrini declara: «Slow Food sugiere que se promueva el consumo de carne de mejor calidad, una carne que se haya producido siguiendo la filosofía que apoya los procesos buenos, limpios y justos: recompensando a las granjas que trabajen de forma sostenible, que presten atención al bienestar animal y que utilicen razas locales. Esta producción de carne de mejor calidad también es más sana y menos dañina para el medio ambiente. Muy a menudo la producción agrícola no garantiza retribuciones adecuadas para los productores. Se crean situaciones paradójicas en las que las materias primas se venden a precios más bajos que su coste de producción, empobreciendo así a los productores y, a menudo, expulsándolos del mercado».

 

La carta urge a que la Comisión tome medidas concretas para apoyar una reorientación fundamental del sector cárnico en Europa hacia producciones más pequeñas, de más calidad, que respeten el bienestar animal, que sean más sostenibles con el medio ambiente, que reduzcan sus emisiones y que ayuden a reconectar los sectores de la ganadería y de la agricultura.

 

Slow Food trabaja para ello a través de la campaña Slow Meat.

 


lunes, 26 de septiembre de 2016

Terra Madre Salone del Gusto 2016 concluye con una gran energía positiva

Una importante etapa para el cambio hacia una alimentación buena, limpia y justa para todos

Ha concluido en Turín (Italia) la undécima edición de Terra Madre Salone del Gusto, el más importante acontecimiento internacional dedicado a la cultura de la alimentación, organizado por Slow Food con la Región Piamonte y la Ciudad de Turín.

Paolo Di Croce, Secretario General de Slow Food Internacional, ha comentado: «Siete mil delegados provenientes de 143 países, 300 Baluartes Slow Food y 1000 comunidades del alimento de la red de Terra Madre de los cinco continentes. No son simples números, sino que representan una humanidad que se ha reencontrado para debatir sobre grandes retos a afrontar, y en primer lugar la salvaguardia de la biodiversidad alimentaria. El modelo al aire libre del evento, los lugares de discusión, los itinerarios interactivos, han favorecido una relación directa y fértil entre visitantes y delegados, creando conocimiento y energía positiva respecto del objetivo de Slow Food: una alimentación buena, limpia y justa para todos.»

 

Un atento público de 5000 personas ha seguido las conferencias en el Teatro Carignano, dedicadas a asuntos como agroecología, salud, migraciones, relación entre alimentación, arte, cine, fotografía. Y otros 5000 han participado en los 40 Foros de Terra Madre, escuchando con atención y participación las experiencias de los delegados.

Victoria Tauli-Corpuz, relatora especial de la ONU para los derechos de los pueblos indígenas declaraba«Este evento tiene un importante impacto político para la promoción y tutela de los derechos de las comunidades indígenas en la gestión del territorio y de sus recursos. La globalización supone un enorme reto, y necesitamos organizarnos en red porque la batalla por la tierra es una batalla que nos implica a todos. Slow Food puede, con toda seguridad, ser un fuerte aliado para todas las comunidades indígenas del mundo.»

 

Sergio Mattarella, presidente de la República italiana, presente en la ceremonia de Terra Madre afirmaba: «Terra Madre Salone del Gusto es un desafío italiano y un encuentro con el mundo a un mismo tiempo. Creo que iniciativas como esta sirven también para construir un lenguaje compartido y sostener el cambio cultural del que notamos necesidad.»

 

Entre los muchos periodistas presentes, Dan Saladino, director y productor de la BBC Radio : «He participado en el foro sobre la biodiversidad de las bananas y tenido ocasión de conocer la historia de productores provenientes de Indonesia, Japón, Uganda; allí he descubierto tantas variedades y miles de diferentes usos de este fruto. En ningún otro evento es posible encontrar una riqueza tal de testimonios congregada en el mismo lugar.»

 

Olivier Roellinger, grand chef francés y extraordinario interprete de la cocina bretona, ha descrito así su experiencia turinesa: «Algo está sucediendo en el mundo, y este maravilloso mercado de Terra Madre en Turín es una etapa de este cambio.»

jueves, 25 de agosto de 2016

Carlo Petrini lanza un llamamiento de ayuda a la población de Amatrice, municipio del centro de Italia afectado por un terremoto

La ciudad ha dado nombre a la famosa receta de “pasta all’amatriciana”

Carlo Petrini, presidente de Terra Madre y Slow Food, lanza un llamamiento para ayudar a las poblaciones afectadas por el terremoto y pensar en su futuro ya a partir de hoy.

«A través del plato símbolo de la historia gastronómica de Amatrice, esperamos difundir también en todo el mundo los valores de solidaridad y compartición propios de la cultura campesina en que se originó.  

Nos sumamos a tantas iniciativas espontáneas nacidas en estas horas en Italia y las relanzamos para convocar a los restauradores de todo el mundo para todo un año. Esperamos así que la atención no se disipe y trascienda la ola emotiva del momento: superamos la emergencia y comenzamos la reconstrucción ya a partir de hoy. Quien ha vivido este drama debe poder reencontrar la normalidad lo más pronto posible, los fondos destinados a este fin han de ser duraderos y la colecta constante».

Con Un futuro para Amatrice(#unfuturoperamatrice) solicitamos a los restauradores de todo el mundo la inclusión en sus menús del plato símbolo de la ciudad y mantenerlo durante al menos un año, donando una pequeña parte de lo recaudado. Y a los clientes les pedimos que lo escojan. Los fondos recolectados se enviarán al Ayuntamiento de Amatrice directamente. 

La red internacional de Slow Food se implicará para sensibilizar a la opinión pública y recoger la mayor cantidad posible de adhesiones.

El IBAN del Ayuntamiento de Amatrice para las transferencias es: IT 28 M 08327 73470000000006000

Motivo: Un futuro para Amatrice

Adhesiones de restauradores: unfuturoperamatrice@slowfood.it

La lista de los restauradores adherentes en slowfood.it

#unfuturoperamatrice

martes, 16 de agosto de 2016

L’hospital de Sitges arriba a un acord amb la Finca Viladellops per produir malvasia de Sitges

 

 

    ViIladellops dedicarà una vinya davant de l'Ermita de Sant Joan de 3,8 hectàrees de terreny a plantar raïm de la varietat Malvasia de Sitges per a l'Hospital.

·           La Finca Viladellops pertany a la subzona Massís del Garraf de la DO Penedès, i posseeix terres de les mateixes característiques, extremadament calcaries, que les de la vinya d'Aiguadolç de l'Hospital.

·           El Blanc Subur s'elaborarà a les instal·lacions de la Finca Viladellops, el que millorarà la seva qualitat i pot permetre que en el futur s'obtingui la certificació de vi ecològic.

 

 

 

La Fundació Hospital Sant Joan Baptista de Sitges ha arribat a un acord amb la Finca ViIadellops perquè aquesta última dediqui 3,8 hectàrees per plantar la varietat de raïm Malvasia de Sitges que vendrà al Celler de l'Hospital. L'acord, que és de deu anys prorrogables, permet garantir que l'Hospital tindrà en el futur una quantitat de raïm suficient per abastir la creixent demanda de vins de l'Hospital.

 

La Finca Viladellops consta de seixanta hectàrees de vinya inscrites a la subzona Massís del Garraf de la DO Penedès. La finca posseeix sòls amb les mateixes característiques que els que l'Hospital té en el seu camp de vinya a Aiguadolç: terres molt pobres de textura argilo calcària, amb alt percentatge de calcària activa, ideals per a la producció de la Malvasia de Sitges.

 

A més, s'ha arribat a un acord perquè Finca Viladellops elabori el Blanc Subur a les seves instal·lacions. Es tracta d’unes instal·lacions modernes i adequades a una producció reduïda com és la de l'Hospital i que permetrà millorar la qualitat del vi. La vinya de la Finca Viladellops està inscrita al Consell Català de la Producció Agrària Ecològica, per la qual s'obre la possibilitat que en el futur els productes de l'Hospital puguin tenir la certificació oficial de vins ecològics.

 

 

L'Administrador de l'Hospital, Fernando Herraiz, ha destacat que "la malvasia de Sitges viu un moment especialment bo, en el qual van apareixent nous productors. En aquest nou entorn al Celler de l'Hospital ha de trobar el seu espai distingint-se per la qualitat i autenticitat de seus productes. L'acord amb Finca Viladellops és una clara aposta per afavorir la qualitat sobre la quantitat, mantenint uns nivells de producció suficients per aconseguir l'equilibri econòmic i aconseguir que en el futur pròxim l'activitat de celler aporti recursos a l'activitat social de la fundació a favor de la gent gran de Sitges. "