miércoles, 24 de enero de 2007

La bruma no es una broma




El mercado de Sal-Rei



Las playas con dunas de Boavista (arriba). Barcas de pescadores en Santa Maria (isla de Sal)





Para ir a Cabo Verde hay que pasar por el tubo, o los tubos, ya que hay que pasar primero por Lisboa, después a la isla de Sal, para después llegar a la isla que tienes como destino. Lo mejor es que sean varias y una de ellas Sal. Ya que estás, pues aprovecha. Desde el aeropuerto, en Espargos te aconsejo el pequeño pueblo de Santa Maria, pero no se te ocurra comprar ninguno de los apartamentos que están invadiendo la costa y que los numerosos surfistas o aficionados al Kai surf italianos o franceses alquilan para disfrutar de su deporte. Y es que, en invierno Cabo Verde es uno de los destinos más cercanos con sol auténtico. Unas 3 0 4 horas desde Lisboa.
Boavista
O la isla de las playas con dunas. Es la isla más cercana a Dakar y hay tranquilidad, tranquilidad, tranquilidad y de momento, poca especulación urbanística. Hay que perderse por sus playas con dunas, para saber lo que es la soledad. En una de las pocas aldeas si quereis algo de gente, es Sal-Rei, podeis ver el mercado, aunque no tiene nada de opulento, es lo que hay. No programeis la vuelta a Sal con prisas, ya que podeis perder el vuelo. Yo lo perdí y también un montón de italianos muy mosqueados porque no sabían que podia llegar la bruma seca del desierto e imposibilitar el vuelo de los aviones. Teneis dos opciones; una es esperar a que desaparezca la bruma y otra es aventurarse en un barco de pescadores y sufrir el Atlántico, con sus olitas. Yo vomité 5 veces en tres horas hasta Sal. Ríete del Dragon Kan en Port Aventura !!!
Publicar un comentario