lunes, 7 de mayo de 2007

GLOTONIA: Josep Pàmies askatu!

GLOTONIA: Josep Pàmies askatu!
más sobre Pàmies y los transgénicos

Salid a la calle y preguntad a qualquiera que pase por ella qué son los transgénicos. Me apuesto un huevo (de los de payés como Pamies o de los míos, me da igual) a que la mayoria no tienen ni pajorera ida de qué son los trangénicos. Entonces cómo se permiten el lujo de comerlos, ya que todos, absolutamente todos (menos los consumidores de productos ecológicos) los comemos, directa o indirectamente.
¿ Os imaginais a MOnsanto investigando sobre trangénicos para mejorar nuestra calidad de vida y alimentaria ?? y una mierda !!! sólo lo hacen para ganar dinero, mucho dinero. Que en la India se suicidan cientos de agricultores por contraer deudas con Monsanto y después de un desastre climatológico no pueden pagar, pues a Monsanto le da igual.
Preguntad a Pámies qué es la Stevia Rebaudiana, él sabe mucho, como Quique Dacosta. Preguntad a Monsanto qué es el Espartamo. ¿es cancerígeno, lo han inventado ellos y ganan mucho dinero. Pero en la naturaleza existe la Stevia Rebaudiana, GRATIS. Pamies lo cultiva, lo reparte. ¿Sabeis que en Lleida un diabético ha dejado de pincharse gracies a Pamies y a la stevia ? Pues Investigad malditos !!!! y fastidiar el negocio a las multinacionales. El edulcorante de los diabéticos no tiene porqué ser transgénico y cancerígeno como el espartamo.
Cocineros sin sangre
Cada vez estoy más harto de la gastonomia que sólo se mira el ombligo y me refugio en rincones como Glotonia. Los mismos cocineros moleculares que utilizan las flores comestibles, las flores eléctricas y tantas "pijaditas" que van saliendo, permanecen al margen de los problemas ecológicos que sufre el planeta. Pues muchos de estos elementos que les permiten hacer cosas diferentes los cultiva Josp Pamies y él sí que es consciente de que no podemos continuar así y no se queda de brazos cruzados. Petrini en su libro Bueno, limpio y justo nos habla de los gastrónomos imbéciles que no son conscientes de la sobreexplotación pesquera cuando se comen una ventresca de atún, y yo pienso que la misma imbecilidad tienen los cocineros que no procuran cuidar al pequeño productor pagándole un precio justo y no extorsionándole cuando le hacen un pedido
Publicar un comentario