lunes, 31 de enero de 2011

¿No decían que los transgénicos harían desparecer el hambre?



... pues son para cultivar biocombustibles. Así se van gestando complicidades con la perversidad detrás del negocio de los biocombustibles y de atroces violaciones de derechos humanos asociadas a la expansión del cultivo de la palma aceitera a nivel mundial. Y esto se hace bajo los términos "sostenible", "energía renovable" y "mecanismo de desarrollo limpio" bajo los que se gesta un gran lavado verde de la imagen de la industria, para lo que la producción de biocombustibles grandemente promocionada por las políticas europeas de biocombustibles se presta encantada.
Se requiere solidaridad internacional, la de todos nosotros. Invitamos a todos a sumarse a esta carta de solidaridad con los campesinos hondureños del Bajo Aguán, firmando el formulario que se encuentra abajo.

http://www.salvalaselva.org/
Publicar un comentario